Tu Municipio
Conoce a detalle temas relacionados con tu municipio

Historia

Existen pocos datos acerca de la historia de Atotonilco el Grande, pero se estima que en la época precolombina, esta zona del Estado de Hidalgo fue ocupada por grupos Teotihuacanos, quienes poblaron los alrededores de Atotonilco desde aproximadamente el año 200 a.C.

Dentro de otros datos históricos del Municipio tenemos que después de la conquista el primer español que vivió en esta población fue Don Pedro Paz, hijo de Don Francisco Nuñez y de Doña Inés de la Paz; mismo que fuera nombrado encomendero, recibiendo por ello un tributo anual de maíz, trigo y dinero, cuyo monto ascendía a $5,500.00; Quien a su muerte fue sucedido por su esposa Doña Francisca Ferrer, que en sus segundas nupcias se casó con  Don Pedro Gómez de Cásares, éste, hijo del conquistador Andrés de Tapia, quien fuera capitán a las órdenes de Cortés.

Atotonilco fue uno de los principales pueblos en 1746, fecha en la que era poblado por 265 familias de indígenas, que eran administrados por un cura religioso de San Agustín, del convento de este pueblo; vivían también algunas familias de españoles y algunos mestizos que eran ocupados para la labranza y cultivos de frutas.

En el municipio aún pueden encontrarse restos de una cañería o acueducto hecho de mampostería, mismo que al parecer servia como conducto para el agua potable que abastecía del vital liquido a la población.

La evangelización de este poblado estuvo a cargo de los frailes de San Agustín; siendo fray Alonso de Borja el primer agustino que predicó la religión en lengua otomí en esta región. Pero debido al agobiante trabajo que esto significaba cayó enfermo, y cuando era dirigido a la Ciudad de México para su recuperación, los indígenas otomíes, sintieron mucho su despedida, debido a que los trataba como a sus amados hijos, pero sobre todo porque se había dado a querer.

El convento fue  construido por Fray Juan de Sevilla, quién antes había sido de Metztitlán, en los años de 1542 y 1562.

Dentro de los datos históricos del convento esta el hecho de que al morir el padre venerable, Fray Francisco de la Cruz, el 12 de julio de 1536, se guardó su hábito en la caja de Atotonilco; Fray Francisco era el provincial de este convento (ahora exconvento de Atotonilco) en ese año. Después fue nombrado  Fray Jerónimo de San Esteban, fue cuando se emprendió la conversión a la región del cristianismo en toda la Sierra Alta. Sus principales creadores fueron Fray Juan de Sevilla y Fray Antonio de Roa, estos reverendos frailes se encargaron de enseñar la fe cristiana a la mayoría de los otomíes.